versión de texto

Cazador en toga de juez


Cazador en toga de juez corta por lo sano con enemigos de la caza
Nota de prensa del abogado Dr. Sailer, 7.12.06

Ante el Tribunal Contencioso-administrativo de la ciudad alemana de Würzburg, en el primer proceso de base general sobre la obligación de cazar en Alemania, hoy se dictó la sentencia de que propietarios de terrenos y cotos que rechazan la caza no deben poder fundamentar su petición diciendo que es una decisión de conciencia por razones morales, si la propiedad de la superficie de sus terrenos la sostienen en forma de sociedad limitada y no como personas naturales.

El Tribunal Contencioso-administrativo de Würzburg ha elegido con ello la vía de salida más simple que uno pudiera imaginar, para no tener que examinar con seriedad la petición legal de los demandantes, diciendo que las personas jurídicas que son los propietarios de los dos terrenos y cotos no deben poder recurrir a los derechos constitucionales del Art. 4 GG (de la ley Constitución alemana), dado que la garantía de ejercicio religioso y la libertad de tomar decisiones morales sólo es válida para personas naturales. Tampoco los socios y los consejeros delegados como directores de ambas personas jurídicas deben poder apoyarse en una decisión moral, pues a ellos no les corresponde el derecho de hacer la solicitud.

Este resultado es totalmente insostenible: en primer lugar ya sólo por el hecho de que la sociedad limitada y comanditaria que forman los demandantes no es una persona jurídica sino una sociedad de personas, y los socios comanditarios de esta sociedad son tres de los demandantes. Y aún en el caso de que se tratase de una persona jurídica, a ésta se le debería reconocer el derecho constitucional del Art. 4, pues la persona jurídica fue constituida para poner en práctica la actitud fundamental de los agricultores en una forma jurídica bien definida y determinada. Esto significa que el otorgamiento no debe depender de la elección de la forma jurídica. Existen numerosos casos de sentencias judiciales, en que el derecho constitucional del Art. 4 de la Constitución alemana ha sido reconocido a personas jurídicas pertenecientes al ámbito de la Iglesia, porque con ello ponen en práctica la fe religiosa de sus miembros, por ejemplo, actividades caritativas.

En el caso del que se trata, varios agricultores se han unido para llevar adelante una propiedad agrícola y determinados aspectos éticos, dentro del marco de sus metas de ideología religiosa, entre las que se cuenta sobre todo el rechazo a matar animales. Y aunque esta unión se hubiese llevado a cabo en forma de una persona jurídica, ésta podría apelar a que se consideren estos puntos de vista éticos y a las formas de actuación de sus miembros que resultan de ellos, pues éstos son por «su carácter» también «aplicables» a personas jurídicas (según el Art. 19, parágrafo 3 de la Constitución alemana).

Por cierto, no es de sorprender que el tribunal tuviera una actitud evasiva, ya que cuando el abogado de los demandantes al comienzo del juicio hizo notar al presidente del tribunal que en el presente proceso se trataba de una valoración ética de la caza y que por ello era importante para los demandantes saber si alguno de los jueces era cazador, se denegó rotundamente cualquier tipo de información al respecto. Acto seguido el abogado de los demandantes rechazó al presidente del tribunal. Esta solicitud de rechazo fue a su vez rechazada secamente por ser un «abuso de derecho», para poder así continuar inmediatamente con el proceso y no tener que decidir en cuanto al contenido sobre la pregunta de los demandantes ni sobre la respuesta que el tribunal rehusó dar.

A continuación el abogado informó al tribunal que él sabía con seguridad que el presidente era cazador y que por ello hacía válido contra él el derecho a no admitirlo por prevenido, esto es por preocupación de parcialidad, como define la ley alemana. Tampoco sobre esta solicitud el tribunal dio a conocer una decisión sobre el contenido de ella, sino que la rechazó igualmente por «abuso de derecho», y por tanto por improcedente.

En estas condiciones, en este proceso judicial ya no se trataba de un acto serio, por lo que el abogado y sus clientes declararon al tribunal que no participarían de él, ya que el tribunal de antemano había decidido contra ellos.

Y así fue, cuando el tribunal después de unas dos horas rechazó la demanda. Al parecer los jueces se dieron cuenta de cuán problemática era la situación, pues dada la importancia general del proceso, ellos aceptaron la apelación posterior contra su decisión. El presidente del tribunal hizo notar aún que este proceso en última instancia sólo podrá ser decidido en el Tribunal Europeo de los derechos humanos en Estrasburgo.

Informe en la radio bávara Bayern 1, «Mediodía en Mainfranken» (Alemania), 7.12.06

Tribunal Contencioso-administrativo de Würzburg esta mañana. Más afluencia que nunca.

Numerosas cámaras de televisión y micrófonos. El orden del día era de interés para los protectores de animales y sobre todo también de los cazadores, más allá aún de la región bávara de la Baja Franconia. Agricultores dueños de grandes extensiones de terreno y con un coto privado de caza en el distrito de Würzburg y Main Spessart han presentado a la Jefatura de subdistrito la solicitud de cese de la caza por 10 años. Ellos comparten la creencia de la comunidad de fe Vida Universal y consideran a los animales sus hermanos.

En consideración a las preguntas jurídicas, éste podría haber sido un proceso muy interesante. La acusación se basaba p. ej. en el Art. 4 de la Constitución alemana. El abogado Dr. Christian Sailer: «De todos es conocido que por motivos de conciencia se puede objetar el servicio militar con las armas. Así que con mayor razón ha de ser posible objetar el servicio de la guerra contra los animales en campos y bosques. Con este tema queremos entrar en el juicio oral esta mañana y tratarlo exhaustivamente.» Pero no sucedió así. Antes de entrar en el tema, el abogado Dr. Sailer preguntó si alguno de los jueces era cazador. Esta pregunta no fue contestada y se denegó un recurso por parcialidad. Entonces el abogado dijo saber con seguridad que el juez presidente del juzgado iba a la caza. Por ello lo rechazaba en base al derecho de preocupación por parcialidad. También esta solicitud fue rechazada por abuso de derecho. Después de esto el Dr. Sailer recogió sus cosas, ya que para él ya no se trataba de un acto serio, y el veredicto aparentemente ya estaba dictado. Se marchó entonces y con él los demandantes y unos 100 simpatizantes.

Afuera, ante las puertas del tribunal, en un pequeño carro se encontraba un jabalí muerto. Asesinado, según decían los protectores de los animales, en el coto de caza de un funcionario de la Jefatura de subdistrito de Würzburg. El jabalí había recibido un disparo en la región del vientre que le provocó graves heridas, y en su huída de unas 12 horas había llegado a los terrenos de la granja Gut Greußenheim, donde desde hace años ya no se practica la caza. Esto es la caza, dijeron ellos.

Y en la sala de los Tribunales se produjo una curiosa situación, una situación poco común, en que el proceso siguió sin los demandantes y sólo con los representantes de las autoridades. (...)

¿QUIERES AYUDAR...
a lograr que se acepte la solicitud de cese de caza en los terrenos de la granja «Gut Terra Nova»? Entonces puedes escribir tus comentarios protesta sobre el proceso a alguna de las siguientes direcciones:

- Embajada o Consulado alemán en tu país.

- al Tribunal Contencioso-administrativo de Würzburg:
Los propietarios de los terrenos en cuestión piden ser liberados de la obligación a cazar, ya que por motivos religiosos y éticos están totalmente en contra de matar animales. El tribunal estaba compuesto de varios cazadores. ¿En estas condiciones y en un caso así pueden ser los jueces imparciales?

Tribunal Contencioso-administrativo
Verwaltungsgericht Würzburg
Burkarderstrasse 26
97082 Würzburg
Alemania
email: poststelle@vg-w.bayern.de

- al Gobierno Proincial de Würzburg:
Los agricultores de la granja Gut Terra Nova, la granja en Greußenheim, han solicitado un cese de caza en sus terrenos durante 10 años. El Gobierno Provincial de Würzburg afirma que no es posible, porque entonces la población de animales crecería de forma explosiva. Los expertos internacionales no consideran serio este argumento. ¿Por qué no se escucha a los expertos, y en lugar de ello han deshechado con argumentos superficiales la solicitud de los enemigos de la caza?

Gobierno Provincial de Würzburg
Landratsamt Würzburg
Al Sr. Landrat Waldemar Zorn y al
Sr. Oberregierungsrat Kraus
Zeppelinstr. 15
97074 Würzburg
Alemania
email: poststelle@lra-wue.bayern.de; s.schubert@lra-wue.bayern.de

- Sr. Ministro Eberhard Sinner (también cazador)

Sr. Ministro Eberhard Sinner
Staatsminister Eberhard Sinner
Bayerische Staatskanzlei
Franz-Josef_Strauss_Ring 1
80535 Munich
Alemania
email: stimmkreisbuero-sinner@t-online.de

- al Sr. Presidente de Alemania Horst Köhler:
Apelando al derecho constitucional de libertad de religión y de conciencia unos amigos de los animales han solicitado ser liberados de la obligación a ejercer la caza en sus terrenos, ya que por cuestiones de ética están totalmente en contra de matar animales. Los tribunales de Würzburg no han tomado en serio esta solicitud, denegando a los propietarios de los terrenos el derecho a apelar a cuestiones de ética.
Varios de los jueces eran cazadores. ¡No era de sorprender! ¿Es compatible en la legislación alemana ser jueces en la propia causa?
Además, en la Constitución alemana la protección de animales está determinada como meta estatal. ¿Por qué no se tiene en cuenta esto cuando se trata de degollar animales por motivos religiosos? ¿Y por qué no se protege el derecho de dejar vivir a los animales por motivos éticos?

Sr. Presidente de Alemania
Herrn Bundespräsident
Prof. Dr. Horst Köhler
Spreeweg 1
10557 Berlín
Alemania
email: poststelle@bpra.bund.de